Las empresas de todo el mundo son más optimistas que pesimistas