Una facturación que se aleja cada vez más de los 100